1
















Un dia un alfarero tomó tres montoncitos  de barro en sus manos y decidió hacer tres hermosas vasijas. Tomó al primero y empezó a amasarlo, pero éste comenzó a quejarse: “¡Hay!, ¡hay! , ¡Me duele!, ¡Ya no me toques, déjame así, ya no aguanto más el dolor!”
Al ver que el barrito no quiso ser moldeado, el alfarero lo dejó, agarró el segundo y empezó a hacer lo mismo que con el anterior mientras que éste le decía: “Aunque me duela sigue, yo sé que seré una hermosa vasija, así que ¡vamos!, moldéame. Duele pero no importa aguantaré”. El alfarero terminó de moldearlo y cuando estaba a punto de hornearlo para que fuera más duro y resistente la vasija no aguantó y le rogó que lo sacara y aunque el alfarero trató de convencerlo de que aún no era el tiempo, a tanta insistencia, concedió el pedido.
Un poco decepcionado, tomó el tercer barrito y procedió hacer lo mismo que con los otros dos,pero este  último permitió que lo moldeara, aunque dolía, él no se quejó y dejó que lo introdujera al horno bien caliente y esperó a que lo sacara. Este pedacito de arcilla, confiaba en el alfarero, sabía que estaba pendiente de que todo saliera bien y que no permitiría que se quemara.

El primer barrito se quedó así como estaba, siendo un simple pedazo de arcilla, el segundo ya era una vasija, pero como no permitió que lo horneara con el tiempo se quebró. Cuando llegó el tiempo exacto y el tercero se  enfrió, el alfarero procedió a terminar su obra maestra y lo convirtió en una preciosa vasija.
El alfarero es Dios y la arcilla son las personas; algunos son como el primer barrito que no permiten que Dios los moldee y cuando hay pruebas en sus vidas se alejan de Dios pensando que estarán mejor y que sus problemas se resolverán, pero con el tiempo se dan cuenta que estaban equivocados.

 

 

Otros son como el segundo, hasta cierta parte permiten que Dios los moldee, pero cuando Él quiere cambiar algo en sus vidas, le dicen: – ¡No Señor! Ahí por favor no te metas, sólo hasta aquí,  no más, es suficiente.
Y muy pocos son como el tercer barrito que permiten que Dios se trabaje en todas las áreas de sus vidas, permiten que  Él los ayude en tiempos difíciles porque saben que no los abandonará, siempre estará ahí observando y cuidando su obra maestra para que ésta no caiga.
¿Cuál de los tres barritos eres tú?
Dios es nuestro alfarero y quiere que tú le permitas moldearte. Ya no te quejes más y déjalo entrar a tu vida, verás que con el tiempo te convertirás en una vasija fuerte, hermosa y valiosa.
“… ¿No puedo hacer contigo lo mismo que hizo el alfarero con el barro? De la misma manera que el barro está en manos del alfarero, así estás en mis manos”.Jeremías 18:5 NTV

Fuente : Fuente Cvc 

Publicar un comentario

  1. Bonita reflexion. Me hizo mucho bien. Gracias por publicarla.

    ResponderEliminar

 
Top